La Cebolla y El Riego por goteo: El matrimonio perfecto

11.08.2021

Arranca la temporada de una de las verduras más populares del mundo y desde Chamsa os vamos a dar una series de claves sobre su cultivo y lo versátil que puede ser este, actualmente se cultivan alrededor de 35.000 hectareas de cebolla en España, especialmente en Andalucia, Levante y el centro peninsular convirtiendo a España en el segundo exportador a nivel mundial solo por detrás de Paises Bajos

Historicamente las técnicas que más se han empleado son la de riego por Aspersion en terrenos profundos y calizos y con arenas aluviales o suelos margosos, sin embargo en los últimos años y con los avances conseguidos y la tecnología de las cintas de riego por goteo de última generación se están consiguiendo resultados mucho más eficientes aprovechando cada gota y optimizando su cultivo repercutiendo económicamente en los agricultores y manteniendo unos estándares de calidad altísimos.

Dependiendo de la variedad y el objetivo productivo deseado, se determinará la densidad de plantación. Normalmente, una densidad de 250.000 a 450.000 plantas por hectárea consigue un adecuado compromiso entre tamaño del bulbo y cantidad de producción. Algunas variedades productivas pueden llegar a obtener producciones cercanas a las 100 tn por hectárea, siempre que se den las condiciones edafo-climáticas favorables, se instale el sistema de riego por goteo adecuado y se lleve a cabo una práctica de riego eficiente.

Las ventajas del riego por goteo en cebolla son muchas. La cebolla es un cultivo sensible a valores medios y altos de CE del agua, y a las fluctuaciones de los niveles de humedad del suelo, las cuales afectan el rendimiento y la calidad de los bulbos. El riego localizado permite mantener estables el contenido de humedad para su absorción por parte del cultivo.

Además de todas las ventajas generales del riego por goteo (mayor productividad, ahorro de agua, energía y nutrientes, etc.), el cultivo de la cebolla bajo riego localizado consigue numerosas ventajas específicas:

  • Mayor producción. La dosificación precisa de los volúmenes de agua y nutrientes en función de las necesidades de cada estado fenológico permite una mayor producción con incrementos superiores a un 35% frente a otros sistemas de riego. Una práctica de riego adecuada permite producciones superiores a las obtenidas con otros sistemas. Por otra parte, la densidad de plantación no está condicionada por las características del sistema de riego. Es una práctica que permite seleccionar la densidad de plantación más adecuada para establecer el compromiso entre cantidad de cosecha y tamaño medio del bulbo.
  • La producción de cebolla tiene un mayor valor comercial. El control preciso de los volúmenes de aporte del agua tras la fase de engrosamiento del bulbo aumenta el número de bulbos con valor comercial con una menor incidencia de aparición de bulbos dobles.
  • Reducción significativa de enfermedades fúngicas poscosecha, al lograr una maduración más rápida y uniforme entre los bulbos y mejor secado de las catáfilas externas, que son las protectoras.
  • Mejor absorción de agua y nutrientes. La cebolla presenta un sistema radicular fasciculado, superficial y poco extendido que condiciona un reducido volumen de suelo explorado. La aplicación de agua y fertilizantes de forma localizada y con elevada frecuencia optimiza la absorción de la solución nutritiva por la planta y evita pérdidas por bloqueo de nutrientes en el suelo y por percolación profunda. Una práctica de riego adecuada evita la contaminación de los acuíferos y reduce el volumen de agua y fertilizantes requerido por unidad de superficie.
  • No interfiere con las labores propias del cultivo. Una adecuada práctica de riego no genera inundación superficial, manteniendo en todo momento los surcos secos, lo que facilita el acceso al campo de la maquinaria y del personal para la realización de cualquier tipo de labor en todo momento con independencia del momento de riego.

Los sistemas de riego por goteo, siempre que se diseñen bajo los adecuados criterios, seleccionando los elementos adecuados (especialmente el emisor de riego) y desarrollando unas adecuadas prácticas y mantenimiento de la instalación garantiza una mayor rentabilidad del cultivo, minimizando el posible deterioro medioambiental.

Desde Chamsa recomendamos la utilización de nuestro gotero plano Ultra Drip

¿Interesado en nuestros productos?

Si tiene alguna consulta no dude en ponerse en contacto con nosotros:
Contáctenos
Abrir chat