Legalizar un pozo de riego en España

13.03.2019

¿Qué es un Pozo de Riego?

Un pozo de riego no deja de ser una perforación subterránea para captar agua.

Los pozos se clasifican a efectos administrativos en función de la profundidad del pozo, el caudal, diámetro, materiales con los que se ha construido.

Por ejemplo, los pozos antiguos son anchos y de ladrillo. Los nuevos en cambio son entubados y con diámetros muy estrechos, normalmente cerrados, en lo que se filtra el agua. La bomba de extracción y la potencia son también factores a tener en cuenta, así como el hecho de que se apoyen sobre una balsa de agua para ir acumulando el agua.

  • En el pasado los pozos no solían tener una profundidad superior a 20 metros, llegando en algunos casos a los 30- 40 metros, ya que se hacían los pozos a mano con gran envergadura.
  • Los pozos con maquinaria llegaban normalmente a los 70-80 metros.

Las sequías y el nivel de bajada de los acuíferos llevan a que haya pozos con incluso 120 metros  o más de profundidad. Por otro lado, la profundidad parece ir en aumento ante la escasez de agua y la búsqueda de nuevas bolsas de agua.

¿Puede mi pozo ser legalizado?

En la mayoría de los pozos y cuencas hidrográficas es posible pero con limitaciones por número de solicitudes en las cuencas hidrográficas sobreexplotadas.

Es por ello, que en las zonas más delicadas es conveniente contar con un asesoramiento especializado de abogados e ingenieros especialistas en legalización de pozos de riego a la hora de tramitar vuestra solicitud de pozo de riego para uso agrario.

¿Cuál es el Plazo para una Autorización/Concesión de Agua de pozo?

Si quieres legalizar un pozo de riego para agricultura de la Sección B, las Confederaciones hidrográficas tienen un plazo de resolución de 18 meses.

Pero lo cierto, es que algunas confederaciones hidrográficas tienen una fuerte carencia de medios para tramitar la legalización de los pozos y los requisitos son muy grandes por lo que se puede incluso alargar hasta el doble si falta algún documento.

Me han rechazado la solicitud de legalización de pozo para Agua de riego

Este es uno de los supuestos más frecuentes.

Los agricultores tienden a pensar que legalizar un pozo o sondeo de riego es un proceso sencillo, y que las Confederaciones Hidrográficas entienden las particularidades de las explotaciones Agrarias.

Las explotaciones familiares son las más problemáticas por cuanto que, las propiedades son de varios titulares y la Administración o Confederación hidrográfica exige un único solicitante. No revisar correctamente las escrituras, las parcelas del catastro o los derechos de plantación conllevan la paralización del expediente y en muchos casos la denegación de la solicitud de legalización de pozo.

Además, la documentación que se exige requiere de constante visitas a las oficinas de la Administración pública siendo necesario invertir un gran número de horas tanto para hacer las distintas solicitudes como para informarse.

¿Interesado en nuestros productos?

Si tiene alguna consulta no dude en ponerse en contacto con nosotros:
Contáctenos