¿Por qué el agua que utilizas para el riego puede afectar el pH del sustrato?

05.04.2019

La selección del sustrato adecuado es extremadamente importante en cualquier escenario de producción de plantas. Aún más crítica es su importancia en un contexto de invernadero de plantas cultivadas en macetas, donde sustrato es uno de los principales factores que permite que las plantas sean buenas, sanas y rentables.
También suministra a las plantas nutrientes, aire y agua para el máximo crecimiento de las raíces.
Tener un pH inadecuado en tu sustrato puede causar, entre otros daños, alteración de crecimiento o necrosis en hojas (tejido café o muerto) o clorosis en las plantas.

Es por ello que, una vez que ya has seleccionado el sustrato más adecuado para tu cultivo, debes de tomar en cuenta las siguientes consideraciones en el agua que utilizas para el riego. De lo contrario, la calidad de tu cultivo se verá comprometida.

pH afectado

El pH del sustrato de tu cultivo puede afectar la salud general y la calidad del mismo. Si el pH del sustrato no está dentro del rango aceptable para el cultivo en el que está creciendo, puede experimentar deficiencias o fitotoxicidad según el cultivo y que los macro o micronutrientes sean afectados.

Muchas veces escuchamos el comentario de que el pH de un cultivo en particular es alto y que el pH del agua de riego es el culpable, cuando en realidad es la alcalinidad del agua de riego la que tenderá a elevar el pH del sustrato.

El pH de tu sustrato se ve más afectado por la alcalinidad de tu agua de riego. El agua de riego que es alcalina contiene bicarbonatos, y cuanto más bicarbonatos, mayor será la alcalinidad. A medida que los cultivos se irrigan con el tiempo, estos bicarbonatos aumentarán el pH del sustrato.

Alcalinidad

Cuando los agricultores irrigan con agua alcalina, esencialmente agregan pequeñas dosis de bicarbonatos o cal al sustrato y, por lo tanto, aumentan la probabilidad de elevar el pH del mismo.

Esto se vuelve aún más importante cuanto menor es el área de aplicación, ya que, lógicamente, el pH puede subir más rápidamente en recipientes más pequeños.

En algunos casos, es posible que el riego con agua alcalina no afecte al cultivo: los niveles de bicarbonato pueden no ser suficientes para aumentar el pH del sustrato, y en los cultivos a corto plazo, puede que no haya suficiente tiempo para que el pH aumente o la planta puede ser más tolerante a un pH alto y no mostrar ningún síntoma. No obstante, monitorear y conocer la alcalinidad de nuestra agua de riego nos ayudará a ser proactivos y nos permitirá tomar medidas que evitarán futuros inconvenientes.

Ten en cuenta todos estos factores y asegúrate de que se analice tu agua para evitar que ocurran estos problemas, especialmente si sospechas que hay agua de riego altamente alcalina.

¿Interesado en nuestros productos?

Si tiene alguna consulta no dude en ponerse en contacto con nosotros:
Contáctenos